Mai Saki. Foto 1
 
Mai Saki
El camino de la vergüenza

Comisario de la exposición: Jorge Armestar

 

NUESTROS OJOS ESTUVIERON ALLÍ

Tengo dos buenos amigos a los que conozco desde hace veintitrés años y a los que veo casi todas las semanas. Fundamos un grupo de Amnistía Internacional; empezamos reuniéndonos en su casa y ahora nos encontramos los viernes en una pequeña sede de nuestra organización de derechos humanos. Año tras año hemos ido recorriendo el mundo sin salir de la ciudad: empezamos en Timor Oriental, nos ocupamos de Colombia, de Liberia, de Sudán, de un preso cubano al que conseguimos liberar, de las mujeres de Arabia Saudí, de las muchachas de Ciudad Juárez, de los niños de cualquier país, de quienes esperan su último día en los corredores de la muerte y de millares de víctimas anónimas. Cuando empezamos en esto de ser activistas de los derechos humanos nos desesperábamos y pensábamos que nuestro esfuerzo no servía para nada, en una época en la que, para llegar a la conciencia de la gente, solo teníamos la prensa y la televisión. De vez en cuando, nuestra oenegé conseguía unas imágenes impactantes que hacía llegar a las emisoras de medio mundo y que nos permitían despertar las conciencias, sacar ese soplo solidario que tenemos dentro, pero que está adormecido: nos dimos cuenta entonces de lo importante que era traer la realidad a los ojos de la gente para movilizar la lucha por los derechos humanos.

Todo ha cambiado mucho y casi todo el mundo tiene hoy una pantalla en el bolsillo en la que puedeencontrar una fotografía de aquello que pasa en el rincón más remoto del planeta. Así que uno de los problemas que teníamos hace veintitrés años lo hemos solventado, y ya no dependemos de que las grandes agencias de información tengan a bien distribuir un vídeo impactante a las principales televisiones. Ahora el problema radica, paradójicamente, en que tenemos demasiadas imágenes, que no siempre podemos saber si son auténticas, y en que corremos el peligro de que tanta profusión acabe por hacer perder la sensibilidad sobre el dolor ajeno.

A finales de marzo de 2016 una imagen de Mai Saki que no sabía si había sido tomada en Lesbos o en Macedonia me llevó a escribir una columna que titulé Fotografías. Quizá no fuera la captura más brillante desde el punto de vista técnico, pero sentí algo más que emoción al ver a un padre que tiene en sus brazos a un bebé de menos de un año, con un haz de luz tras su pequeña cabecita y con unas lágrimas marcadas en un rostro paterno que respira bondad y desesperación.

Los testimonios de Mai, como los de otros amigos que han estado en contacto con el drama de los refugiados y han vuelto para contárnoslo, son necesarios para recordar lo que pasa en el mundo y que no nos deje indiferentes. Meses después de la muerte en la playa del pequeño Aylan, que nos hizo llorar a casi todo el mundo, ya habíamos olvidado su nombre y los burócratas de la Unión Europea pactaban unos acuerdos vergonzantes con Turquía para devolver a seres humanos como si fueran mercancía defectuosa.

En las fotografías que Mai nos expone vemos personas hacinadas en lanchas, arropadas con mantas, tiendas de campaña junto a las vías del tren, alambradas, miradas sinceras que nos piden ayuda y algún que otro niño que esboza una sonrisa entre la tragedia. Y no podemos verlas como algo lejano, porque ni el espacio ni el tiempo son tan remotos: nos está ocurriendo en la Unión Europea y nuestros propios abuelos vivieron algo similar aquí el siglo pasado. La cámara de Mai nos ha permitido tener los ojos allí y ahora nos queda el reto de tener el corazón en todos los lados: exigir que nuestras autoridades se comprometan en solventar las crisis humanitarias y tejer redes de solidaridad entre la sociedad civil, para que el verbo acoger se conjugue en todos sus tiempos y modos.

En la columna que me inspiró aquella instantánea captada por Mai escribí que sus imágenes nos
ayudarían «a concienciarnos de muchas cosas: de que en esta guerra interminable y de mil aristas no merecen la pena ni los credos ni las banderas, solo la necesidad de preservar la vida de todos los seres humanos». Mis amigos, con los que me reúno los viernes para ver si podemos hacer un mundo un poco mejor, son de los pocos que no tienen un teléfono ultramoderno con el que ver al instante lo último que está pasando en el mundo. Pero saben, tras tantos años de experiencia, que es más fácil remover la solidaridad cuando has tenido cerca o has tocado la piel de las víctimas. Nuestros ojos estuvieron allí con Mai, ahora podemos ver sus fotografías y mirar cada rostro humano de otra manera. Es el pequeño empujón que nos hace pasar de ser meros espectadores de situaciones dramáticas a personas comprometidas para acabar con ellas.

Javier FIGUEIREDO

 

Las guerras quedan bien floridas en sus tomos correspondientes, explicadas, desentrañadas, desmenuzadas por historiadores avezados a los que no se les escapan determinados detalles, datos relevantes. Nada tan apasionante como el estudio de las causas de una guerra, el ejercicio impagable de la filosofía de la guerra que determina su licitud o ilicitud sin que por ello haya que entrar, necesariamente, en consideraciones de convenciones o tratados internacionales.

La guerra. François Mitterrand se murió echando de menos la suya: «He tenido una carrera política casi perfecta a la que sólo le ha faltado una guerra», se lamentaba a Lobo Antunes en uno de esos actos culturales donde se habla de esto y aquello.

Nuestra cultura ha alcanzado un momento de refinamiento difícilmente superable, ya somos el colmo de la civilización y, mientras por un lado nos justifican la guerra, por el otro tenemos a nuestros contables trabajando sin descanso para que no se pierda la más mínima aportación económica de la siempre expansiva industria militar al PIB mundial. Es muy tranquilizador vivir en un mundo así, tan bien organizado, donde, además, han tenido la consideración de ponernos la guerra lejos, como una abstracción que se concreta en un enemigo televisado convenientemente.

La guerra es una atrocidad necesaria, nos dicen, casi nos convencen. Y hemos olvidado que sobre esa atrocidad se reconstruyó Europa; un sueño de Europa que también acabó engendrando sus propios monstruos, viejos monstruos quizá nacidos en la noche de la Ilustración francesa y que recorren el continente como fantasmas. Vamos con nuestros libros de historia de un lado para otro sin que nos acabemos de explicara nosotros mismos, fallando en el intento de no repetir los mismos errores, encaminándonos hacia ellos como hacia trampas inevitables. Es evidente que hemos hecho de la paradoja ley: nos hemos condenado al bucle histórico no por desconocimiento, que por algo fuimos becados con una Erasmus, sino por indolencia.

La guerra siria es el penúltimo capítulo de esta escritura interminable, obra en marcha que arrolla, más que con renglones torcidos, con renglones laberínticos un país entero. Es lo inconveniente de las guerras: detrás de la idea de la guerra están sus muertos que aparecen por todas partes, en las noticias, en las escombreras, en las escombreras de las noticias.

La comunidad internacional es muy comunidad y mucho internacional, hace lo que puede, se supone, sin que lleve demasiado bien la cuenta de los muertos. ¿Cuántos muertos son necesarios para hacer de la guerra algo insoportable? ¿Cuándo se consideran suficientes como para intervenir en favor de la población civil? ¿En qué momento empiezan a importar a alguien?

Mientras se dirimen estas cuestiones, y otras igualmente interesantes, en los plenos bruselescos y demás congresos para no dejar pasar la oportunidad de poner en práctica las normas de urbanidad parlamentaria, a los sirios les come la impaciencia por huir de su muerte segura y ponen tierra y mar de por medio con tal de dejar atrás un simulacro de vida que hacía años ya no les pertenecía. Pocas cosas debe de haber más duras que esta: quedar desarmado de tanta guerra y tener que huir de lo que uno ya no va a poder ser más.

En estas condiciones llegan a la Europa nuestra nuestros hermanos los sirios, refugiados a la intemperie con la suerte de haber salido indemnes de la guerra, del mar, de las mafias, de la policía. Son cinco millones de desplazados, el 25 % de la población siria, se dice y se escribe pronto, uno de los mayores éxodos de la historia reciente, según constata Wikipedia con cierto deje orgulloso por registrar un nuevo récord.

De momento, ahí los hemos dejado en los mal llamados campos de refugiados, a la espera... ¿de qué? Mientras ese viejo ídolo con pies de barro de la Europa de las democracias y el Estado de derecho se deshacía bajo la lluvia en Idomeni, Mai Saki toma su cámara y decide marcharse a fotografiar lo que ella considera, con razón, un genocidio aberrante con el propósito de documentarlo, de dejar constancia.

Sale al encuentro de las horribles concertinas húngaras (de orgullosa fabricación española, todo hay que decirlo, que aquí también se inventa), indignada de que a alguien se le haya ocurrido semejante cosa contra seres humanos necesitados de ayuda. Allí, en la frontera con Serbia, comienza su trabajo que, como a tantos, la llevará a sumarse a ese número de voluntarios que han decidido, unas veces a título personal y otras enrolados en oenegés reconocidas, aportar su ayuda humanitaria.

Sid y Tovarnik, en la frontera serbocroata; Presevo, entre Macedonia y Serbia; Dimitrograv, entre
Serbia y Bulgaria; Idomeni y Lesbos, en Grecia..., son formas de nombrar este asalto a la dignidad de unas personas que huyen de la guerra y que se han encontrado con el rechazo de las autoridades europeas, las fronteras cerradas, el hacinamiento en campos de detención y, ya por último, el acuerdo de expulsión con Turquía, lo que se ha venido llamando, con esclarecedoras intenciones periodísticas, la crisis de los refugiados sirios.

De todo esto hablan las fotografías de Mai en un tono claro de denuncia en las que se oye el llanto de los niños, se siente el frío, el escozor del humo en los ojos, las toses de los enfermos mal atendidos, la desesperación y la impotencia de quienes han quedado atrapados en un barrizal ajeno.

Son fotografías que ya hemos visto antes, que ya han sido juzgadas por la historia de forma poco
favorable, las hemos visto tantas veces que ya no somos capaces de reconocer a nuestros propios abuelos fotografiados en la huida, quietos en un tiempo intercambiable, casi imposible de distinguir de tantas veces repetido. Y, aun así, había que volver a hacer el reportaje, construir una narración fotográfica veraz sobre lo que les está pasando a estas personas, a estas mujeres, a estos niños huérfanos, perdidos, a estos hombres, de una manera inconcebible.

Desde luego, son las fotografías de un tiempo, fotografías en las que nosotros, los europeos, somos los peor retratados.

Carlos REYMÁN GÜERA Escritor

 

Fue un primer encuentro fugaz, pero certero. Ambos buscábamos y la vida nos conectó. «Justo estoy necesitando un comisario, mañana me voy a los campos de refugiados y a mi regreso me gustaría hacer una exposición», me dijo. En ese preciso instante cerramos un compromiso que nos ha mantenido trabajando en equipo para llegar hasta aquí: su primera exposición en la Asamblea de Extremadura.

Contactamos a diario, y os puedo asegurar que Mai se entregó. Ella estaba por encima de buscar una gran foto: iba a involucrarse, iba a ayudar, a conocer las historias de aquellas personas y, si surgía la oportunidad, tomaba fotografías. Y, por supuesto, cuando abres tu corazón, las historias vienen a ti y surgen solas, como le ocurrió a ella.

El fruto de todo esto es esta exposición, que es una pequeña parte de un proyecto más amplio, marcado por el compromiso que Mai tiene con esta tragedia. Dentro de unos meses, Mai volverá a los campos de refugiados y veremos, a través de su mirada, esta página negra de la historia de la humanidad.

Jorge ARMESTAR
Comisario de la exposición

 

Las fotografías de El Camino de la Vergüenza muestran personas en tránsito, gente sin hogar,
arrancadas de su vida cotidiana por la guerra, que buscan una vida en paz, lejos del estruendo de las bombas. Hay rostros de personas bajo la lluvia, niños jugando en un barrizal, personas andando un camino al que otros han decidido poner puertas. Algunos rostros mantienen la esperanza, en otros podemosleer la desesperación, la resignación. Cada foto cuenta la historia de una persona, pero todas las historias se parecen.

mai saki

A Margo, por su coraje. Y a mis enemigos, por su obstinación


Mai Saki. Foto 2
 
 en Facebook esta exposición comparte en Twitter esta exposición   Como llegar

foto usuario
Iniciar sesión   |   Registrarse
  • Añade esta expo a tus favoritos
  • Envia este enlace a un amigo
Ver mis favoritos
Elige el idioma de la página
MUSAC Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León
Museo San Telmo
Museo Lázaro Galdiano
 

  TODAS LAS EXPOSICIONES DE ESTE ESPACIO  
Rodian Contador
Rodian Contador
La revolución de la empatía
Clausurada el 30 de diciembre de 2019

Se trata de una muestra contra los discursos del odio y en favor de la empatía organizada por Cruz Roja en Extremadura con la que rinde homenaje a sus voluntarios, uno de los cuáles es el propio autor de las fotografías.  [ver+]
  
IGUAL-ARTE. Todos los trazos tienen su color
IGUAL-ARTE. Todos los trazos tienen su color
Clausurada el 17 de diciembre de 2019

Exposición IGUAL-ARTE. TODOS LOS TRAZOS TIENEN SU COLOR, con trabajos realizados en el taller de pintura de Down Mérida, que tendrá lugar en el Pasillo de Cristal.  [ver+]
  
Juan Luis Campos
Juan Luis Campos
El rincón de la hechicera
Clausurada el 30 de noviembre de 2019

Cuadros que reflejan el ambiente vegetalmente lujurioso de un recodo cercano del río Ambroz.  [ver+]
  
El feminismo, nuestra cultura
El feminismo, nuestra cultura
Clausurada el 30 de marzo de 2019

Una muestra multidisciplinar de mujeres artistas en la que se exponen obras de las creadoras Ana H. del Amo, Beatriz Castela, Ester García, Isabel Campón, Lourdes Germanin, Matilde Granado, Raquel Barrantes y Virginia Rivas.  [ver+]
  
Obra Abierta, Premio Internacional de Artes Visuales
Obra Abierta, Premio Internacional de Artes Visuales
Clausurada el 26 de febrero de 2019

La muestra está compuesta por 15 pinturas, 8 esculturas, 4 fotografías y 3 vídeos/performance. Junto a la escultura ganadora, también puede contemplarse la obra pictórica adquirida en la pasada edición del certamen.  [ver+]
  
95 imágenes. Retrato de Extremadura 1923-2018
95 imágenes. Retrato de Extremadura 1923-2018
Clausurada el 22 de enero de 2019

Exposición fotográfica, con motivo del 95 aniversario de el Periódico Extremadura, 95 imágenes. Retrato de Extremadura 1923-2018.  [ver+]
  
Puerto Encinas
Puerto Encinas
Extremadura
Clausurada el 7 de diciembre de 2018

Exposición de la artista Puerto Encinas.  [ver+]
  
Suevas
Suevas
Clausurada el 17 de septiembre de 2018

Las joyas que lucieron dos mujeres y una niña, protagonistas de la exposición "Suevas". ¿Sabia usted que Mérida fue capital del reino suevo entre el 439 y el 448?  [ver+]
  
Camino de piedras
Camino de piedras
El camino Mozárabe dibujado y narrado por sus piedras
Clausurada el 20 de julio de 2018

La exposición invita a conocer el Camino Mozárabe de Santiado a través de sus piedras, escuchando lo que cuentan, dibujando un largo mapa mineral, a lo largo del histórico camino, y que han sido recogidas por el peregrino francés Michel Cerdan.  [ver+]
  
Miguel Ángel Muñoz Rubio
Miguel Ángel Muñoz Rubio
Diario de un extremeño en India
Clausurada el 30 de junio de 2018

Exposición de fotografías DIARIO DE UN EXTREMEÑO EN INDIA, de Miguel Ángel Muñoz Rubio.  [ver+]
  
Jesús Talón
Jesús Talón
Tiempo de pinceles
Clausurada el 26 de junio de 2018

Exposición del artista Jesús Talón, la colección cuenta con 23 cuadros.  [ver+]
  
Jorge Armestar
Jorge Armestar
Los 20 de enero
Clausurada el 22 de mayo de 2018

La muestra se centra en la fiesta de la localidad cacereña de Piornal, el Jarramplas. Esta es una oportunidad para descubrir una nueva cara de este personaje terrorífico y enigmático.  [ver+]
  
Mujeres en pie de Arte
Mujeres en pie de Arte
Clausurada el 30 de marzo de 2018

Exposición con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.  [ver+]
  
Proyecto miradas
Proyecto miradas
Mensajeros de la Paz Extremadura
Clausurada el 28 de febrero de 2018

La fotografía terapeútica como herramienta de trabajo en personas con discapacidad intelectual.  [ver+]
  
Enrique Jiménez Carrero
Enrique Jiménez Carrero
Pasión por la vida
Clausurada el 28 de enero de 2018

Recoge el trabajo de los últimos 15 años del pintor y la cual está dedicada a "todas las personas que se mueren por vivir la vida".  [ver+]
  
Jesús López Santana
Jesús López Santana
África con rostro de Mujer
Clausurada el 30 de noviembre de 2017

La Asamblea de Extremadura celebra durante esta semana la conmemoración del Día Internacional contra la violencia de Género.  [ver+]
  
Jaime de Jaraíz: Un clásico del siglo XX
Jaime de Jaraíz: Un clásico del siglo XX
Clausurada el 23 de noviembre de 2017

La Asamblea de Extremadura presenta la exposición conmemorativa del X aniversario de la muerte de Jaime de Jaraíz.  [ver+]
  
Victoria Guill
Victoria Guill
Origen
Clausurada el 30 de septiembre de 2017

Exposición de la artista Victoria Guill.  [ver+]
  
Manuel León
Manuel León
El color y la luz
Clausurada el 31 de agosto de 2017

Exposición EL COLOR Y LA LUZ de Manuel León.  [ver+]
  
Miguel Sansón
Miguel Sansón
Clausurada el 30 de junio de 2017

"Mater Matris", se compone de 30 cuadros en acrílico y de 11 esculturas con los que ensalza "la energía femenina como sustento vital y principio creativo".  [ver+]
  
Charles Ragsdale
Charles Ragsdale
Generaciones
Clausurada el 31 de mayo de 2017

Exposición de fotografías del artista residente en Sevilla Charles Ragsdale.  [ver+]
  
Sebastián Martín Ruano
Sebastián Martín Ruano
De Fiestas por Extremadura
Clausurada el 5 de mayo de 2017

Exposición del artista Sebastián Martín Ruano.  [ver+]
  
Somos lo que hacemos
Somos lo que hacemos
Terapia Ocupacional en Extremadura
Clausurada el 31 de marzo de 2017

¿Somos lo que hacemos? es una exposición que quiere visibilizar el trabajo tan silencioso e imprescindible que desarrollan los terapeutas ocupacionales en Extremadura  [ver+]
  
Gerardo Ayala
Gerardo Ayala
Molicie
Clausurada el 28 de febrero de 2017

Molicie, entendido como el abandono invencible al placer de los sentidos o a una grata pereza, es el sustantivo que Gerardo Ayala, su autor, ha utilizado para denominar a las obras que desde este texto tengo el honor y el placer de presentar.  [ver+]
  
Álvaro Fernádez Prieto
Álvaro Fernádez Prieto
Paisajes Intervenidos
Clausurada el 16 de enero de 2017

Paisajes intervenidos es una serie de fotografías de gran formato en blanco y negro sobre paisajes naturales que no podrían ser posibles si no hubiera una intervención humana.  [ver+]
  
Jimber
Jimber
La linterna mágica
Clausurada el 30 de noviembre de 2016

Exposición "LA LINTERNA MÁGICA", de José Jiménez, JIMBER.  [ver+]
  
Interpretes en Nuremberg 1945-1946
Interpretes en Nuremberg 1945-1946
Clausurada el 31 de octubre de 2016

La Asamblea de Extremadura presenta la exposición "Interpretes en Núremberg 1945-1946" con motivo del 70 aniversario de los juicios a los mandatarios nazis tras el final de la II Guerra Mundial.  [ver+]
  
Manuel Iglesias Segura
Manuel Iglesias Segura
Gitanos de Badajoz, Historia y Arte
Clausurada el 30 de octubre de 2016

En colaboración con la Fundación Caja Badajoz y la Federación de Asociaciones Gitanas Extremeñas.  [ver+]
  
Luis Ernesto Montero
Luis Ernesto Montero
Hipérbole
Clausurada el 30 de septiembre de 2016

La Asamblea de Extremadura acoge durante este mes de septiembre la exposición Hipérbole, pinturas de Ernesto Montero, que podrá visitarse en el Salón de Pasos perdidos.  [ver+]
  
Gastroartesanías
Gastroartesanías
Clausurada el 31 de agosto de 2016

La Muestra está enfocada en el uso y la evolución de los diferentes elementos artesanales que en la línea del tiempo han favorecido la elaboración, adecuación y transformación de los manjares extremeños...  [ver+]
  
Mai Saki
Mai Saki
El camino de la vergüenza
Clausurada el 23 de junio de 2016

Las fotografías de El Camino de la Vergüenza muestran personas en tránsito, gente sin hogar,arrancadas de su vida cotidiana por la guerra, que buscan una vida en paz, lejos del estruendo de las bombas.  [ver+]
  
Elena Dávila
Elena Dávila
H y Tierra
Clausurada el 30 de abril de 2016

La plasticidad, el simbolismo y la capacidad de comunicación pictórica son protagonistas ante la abilidad técnica.  [ver+]
  
Carmen Palop
Carmen Palop
Duende y silencio
Clausurada el 30 de marzo de 2016

La artista Carmen Palop nos brinda la oportunidad de admirar la fuerza y adentrarnos en el buen dibujo; de sentir y poder formar parte de su obra a través de la energía que ésta desprende.  [ver+]
  
Antonio Fernández
Antonio Fernández
Paisajes
Clausurada el 29 de febrero de 2016

Exposición compuesta por 13 fotografías de naturaleza de gran formato tomadas en diversas localizaciones europeas.  [ver+]
  
Flamencos Extremeños
Flamencos Extremeños
Clausurada el 30 de noviembre de 2015

Se trata de una muestra compuesta por 54 fotografías realizadas por Diego Gallardo que retratan a algunas de las principales figuras del flamenco extremeño de la última década.  [ver+]
  
Elena Caicoya
Elena Caicoya
Clausurada el 31 de julio de 2015

La artista gallega con raíces extremeñas, Elena Caicoya, expone una colección de pinturas, dibujos y esculturas con un estilo expresionista y surrealista en la Asamblea de Extremadura hasta finales de julio.  [ver+]
  
En movimiento. La trashumancia en el Mediterráneo
En movimiento. La trashumancia en el Mediterráneo
Clausurada el 24 de junio de 2015

Se trata de una colección de 60 fotografías fruto del trabajo de 6 fotógrafos profesionales de Marruecos, Túnez, España, Turquía, Líbano y Grecia, enmarcada dentro de un proyecto del "Consorcio Mediterráneo para la Naturaleza y la Cultura,"...  [ver+]
  
Pedro Casero
Pedro Casero
Agua
Clausurada el 28 de mayo de 2015

Se trata de una muestra de más de una treintena de imágenes en las que el autor trata de "describir desde un punto de vista artístico" las cualidades "de este recurso tan importante para nosotros como es el agua.  [ver+]
  
Sintiendo España: 100% Méjica
Sintiendo España: 100% Méjica
Clausurada el 30 de abril de 2015

Una exposición de unas 50 obras del jurista, geógrafo, historiador y urbanista Juan Méjica (Navia, 1956) que aúna tradición y vanguardia.  [ver+]
  
José Tomás Pérez Indiano
José Tomás Pérez Indiano
Miradas en el tiempo
Clausurada el 31 de marzo de 2015

La obra de Pérez Indiano, natural de Valencia del Ventoso, se resume en un estilo muy personal, centrando su obra principalmente en el retrato, con la técnica del grafito sobre papel.  [ver+]
  
Maquetas de Extremadura de Carlos Rodríguez Llanos
Maquetas de Extremadura de Carlos Rodríguez Llanos
Clausurada el 20 de marzo de 2015

El Pasillo de Cristal del Parlamento de Extremadura, acoge la exposición "Maquetas de Extremadura" de Carlos Rodríguez Llanos. Un total de 7 maquetas de las 15 que completan su colección.  [ver+]
  
Rubén Fernández Castón
Rubén Fernández Castón
In Colours 65
Clausurada el 28 de febrero de 2015

Se compone de 69 retratos en los que el autor plasma a todos los diputados y miembros del Gobierno de Extremadura en su peculiar estilo ?Pop Art?.  [ver+]
  
 

Miguel Sansón
Miguel Sansón
x hcr
Clausurada el 30 de noviembre de -0001

 [ver+]
  


Inicio » Mapa de museos y exposiciones » Extremadura » Badajoz » Mérida » Sala de Exposiciones de la Asamblea de Extremadura » Mai Saki » exposición Nº 15597